19 jul. 2011

Consejos para celebrar el día del amigo con éxito


El 20 de julio los amigos se juntan para celebrar que son amigos… en fin, esta conmemoración de la llegada del hombre a la luna en 1969, sólo se festeja una vez por año (oficialmente), así que aquí te recordamos algunas cosas que no deben faltar para la que fiesta sea un éxito.
        
      Panza llena…
Jamás, en ninguna reunión que dure más de tres horas, se debe pasar por alto el factor alimenticio. Asado, pizza, picada o bizcochos, nunca debe desestimarse el poder de este elemento para una fiesta satisfactoria y duradera, donde los invitados permanezcan hasta la hora del brindis.

            Música para mis oídos
¿Qué es mejor que escuchar un disco de tu banda favorita? Escucharla en vivo. ¿Alguna otra opción más accesible? Un amigo entonando sus temas con la guitarra. Los instrumentos musicales son como ese invitado, que cuando falta, brilla por su ausencia.
Siempre está bien poner un disco de Queen de fondo, pero si introducimos instrumentos musicales como invitados, se puede armar un pequeño concierto, incluso un buen pogo.

            Una copa para el brindis
En estas fechas a veces uno se pone como…un poco cursi, y una copita medio llena nos facilita expresar los sentimientos hacia nuestros queridos amigos. Hay que tener en cuenta que si es más de una copita, también se nos facilitará expresar nuestras dotes en el baile, en contar chistes o hablar de más, pudiendo convertirse en un melodrama sentimental o un show de stand up barato.

La noche está en pañales
Comimos, cantamos, bailamos, brindamos… ¿y ahora? La gente siempre quiere más. Hay que tener un plan en mente para no terminar la noche a las 2 de la madrugada y desperdiciar este día de reencuentro con amigos.
El clásico “¿Adónde vamos?” a veces puede llevar horas de discusión, terminando en bostezos y café. Mejor tener una buena opción para presentarla antes de que la pregunta amenace y dé la posibilidad de debate entre los amantes de los distintos géneros musicales que nuestra era ofrece. 

Este 20 de julio no es el de 1969, ese día es cosa del siglo pasado (de hecho fue un 21 de julio cuando Neil Armstrong pisó la luna) y hoy es sólo un recuerdo,aunque pocos lo recuerden de ese modo, del sentimiento en que la gente de todo el mundo, literalmente, compartía. Sólo es un día, a mitad de semana, que nos da un buen pretexto para juntarnos con la gente que queremos y recordarles que somos amigos, en las buenas y en las malas.