11 ene. 2012

Viajar

Francia
Viajar es abrir la mente, es encontrarte con gente nueva, es hacer amigos, y descubrir personajes. Es conocer las cosas como nadie te las pudo contar y reconocer las diferencias con lo que te habían contado, es estar en una imágen de 10 x13 que antes habías visto, es estar en el presente. Para muchos es cumplir un sueño, es volar y sentirse libre. Es escucharse uno mismo y conocerse, descubrirse y desarrollarse. Es crecer, es estremecerse con infinitos horizontes, con historias locas y nuevas sensaciones.
Viajar no es tan fácil como hermoso. Viajar es extrañar las cosas simples de tu vida. Viajar es dejar tu casa, tu cama, tus sábanas. Tu desayuno, tu comida caliente, tu tele, tus cosas, tu ropa limpia, tu baño! y ni hablar de tu ducha (si es una muy buena como la mía). Es no contar con lo que siempre tenés a mano, no sentirte dueño del espacio donde reposas, sino un pasante, donde nunca te podes instalar. No saber donde carajo te tenes que bajar del bondi, ni que significa ese cartel.
Liverpool
Viajar es dejar a tu familia, tus amigos, conocidos, no tener alguien de confianza con quien compartir lo lindo y lo feo, las risas y llantos, que aleje tus miedos, inseguridades, te cuide, te haga un mate, ni te despierte a la mañana. Es dejar códigos de charla, latiguillos y chistes que todos ya te entienden. Es saber que vas a llorar, y que nadie que realmente te importe va a estar ahí.
Viajar tan lejos, quizá signifique, no poder siquiera mandar un mensaje de texto cuando mas necesites hablar con alguien, compartiendo algo maravilloso como "LOCO ESTOY EN LA TORRE EIFFEL" o "LPM NO ENTIENDO UN CARAJO DONDE MIERDA ESTOY!" o "TE EXTRAÑO OJALÁ ESTUVIERAS ACÁ". Viajar es ser valiente. Es andar caminos desconocidos, de la mano de tu sombra, guiado por tu corazón.

Un buen capucchino italiano
Viajar no es escapar, viajar es volar. Y quien diga que nunca dijo "me gustaría ser un pájaro", es sólo porque no se le ocurrió. Viajar no es "irse a la mierda", viajar es conocer el mundo donde nací, es conocer a esa persona que está miles de kilómetros que puede ser un gran amigo o un pésimo personaje más, de quién algo vas a aprender. Viajar es arriesgar, ergo, viajar también es ganar.
Por eso viajar es crecer. El mundo se mueve. El movimiento es crecimiento, si se va para adelante. Experimentar, divertirse, luchar y fortalecerse, caerse y seguir. Seguir hasta volver a encontrar tu cucha.
Londres
Viajar es darte cuenta que las cosas no son como nos dicen, y que la más útil educación no te la da ninguna institución ajena. Todo está dentro de uno, y en contacto con el mundo, lo vemos y exprimimos sin saber que lo teníamos. Es vivir el mundo con tus propios sentidos y descubrirlo.

Viajar es aprovechar lo que nos ofrece la naturaleza, la historia, las personas, los genios, y compartirlo hoy. Viajar es obtener del mundo...eso mismo, OBTENER DEL MUNDO, y dejar algo de vos, desparramado, en otras personas, que, en el mejor de los casos, lo desparramen con otras.

1 comentario:

  1. Cuando los famas salen de viaje, sus costumbres al pernoctar en una ciudad son las siguientes: Un fama va al hotel y averigua cautelosamente los precios, la calidad de las sábanas y el color de las alfombras. El segundo se traslada a la comisaría y labra un acta declarando los muebles e inmuebles de los tres, así como el inventario del contenido de sus valijas. El tercer fama va al hospital y copia las listas de los médicos de guardia y sus especialidades.


    Terminadas estas diligencias, los viajeros se reúnen en la plaza mayor de la ciudad, se comunican sus observaciones, y entran en el café a beber un aperitivo. Pero antes se toman de las manos y danzan en ronda. Esta danza recibe el nombre de "Alegría de los famas".

    Cuando los cronopios van de viaje, encuentran los hoteles llenos, los trenes ya se han marchado, llueve a gritos, y los taxis no quieren llevarlos o les cobran precios altísimos. Los cronopios no se desaniman porque creen firmemente que estas cosas les ocurren a todos, y a la hora de dormir se dicen unos a otros: "La hermosa ciudad, la hermosísima ciudad". Y sueñan toda la noche que en la ciudad hay grandes fiestas y que ellos están invitados. Al otro día se levantan contentísimos, y así es como viajan los cronopios.

    Las esperanzas, sedentarias, se dejan viajar por las cosas y los hombres, y son como las estatuas que hay que ir a verlas porque ellas ni se molestan.


    segui escribiendo!!! el futuro es nuestro

    ResponderEliminar